miércoles, junio 15, 2011

La intimidad del torero



El Estafador 86. Todo parecía ir bien, el principio era coherente... hasta que empecé –no me preguntéis por qué– a pensar en Pazuzu, me parecía una buena conexión: el universo de la tauromaquia y el del satanismo, también dos estéticas contradictorias que podrían llegar a confluir. Pensé: "no está mal eso de un torero como mesías de las tinieblas". En fin... qué agusto me he quedado con esta tira.

Vamos al lío: el toreo debe tener algún origen ritual pagano, y precisamente para solapar ese origen pagano pienso que se tiñó de religiosidad y cristianismo. La figura del torero siempre está vinculada a un fervor religioso que no pega ni con mocos (más bien huele a moda decimonónico-romántica). Si volvieremos al origen pagano de un rito podríamos encontrar casos como el del torero adorador de Pazuzu, que converge en más puntos con el sacrificio taurino que la devoción a la virgen de Polopos.

Que Pazuzu os bendiga.

5 comentarios:

rubencin dijo...

ah buenisima .De las mejores que has hecho .Me gusta mucho la segunda viñeta ,con el torero rezando al demonio donde deberia haber una virgen .Además ese demonio ,con el miedo que da el exorcista ,una película por otro lado muy bonita visualmente .Has juntados dos universos que aparentemente no tienen nada que ver .¡La monda! .

Francisco Peña dijo...

Rubén, eres un fenómeno...
a estas alturas te habrás leido ya Festín de Cuervos, me equivoco?

Iván Riskin dijo...

muy buenos tus trabajos!

rubencin dijo...

No no .Joder .Ja ja .Leo rápido , pero no tanto, estoy con el tercero en el primer capítulo ,con el matareyes .Pero he parado un poco para leer otras cosas .Mi madre si que va embalada ,me ha dicho que vaya comprando el Festín de cuervos .

Anónimo dijo...

Mónica: Rompiendo moldes. Nunca imaginé la vida de a pie de un torero algo siniestra.